Historias de EMMA

El acordeón de José
Un alumno de 86 años que toca el acordeón

Siempre es buen momento cuando se trata de tocar un instrumento

Un alumno de 86 años que toca el acordeón

José Usero toca el acordeón

Imagen de Olula de Castro

Olula de Castro, Almería

Esta historia comenzó en un pueblo de la provincia de Almería, Olula de Castro, entre olivos y almendros en plena Sierra de los Filabres un acordeón cayó en las manos de José Usero. No provenía del cielo, sino de su nieto que le regalaba ese instrumento que tanto había deseado desde siempre y que se convirtió en un objeto decisivo a la hora de dar el paso: José a sus 86 años quería recibir clases de acordeón. 

A veces nos atemoriza pensar que el tiempo pretende robarnos poco a poco la ilusión o la inquietud por las cosas, pero la experiencia nos dice que la música es más fuerte que todo eso. José es la muestra de ello, pues su edad no ha constituido freno alguno a la hora de sentarse en un aula de la Escuela Municipal de Música y Artes de Almería y recibir semanalmente clases de música. Abraza este regalo tan preciado con delicadeza y cariño, posiblemente de la manera que ha tratado a las personas más importantes de su vida.

 “A ver su puedo tocar cuatro o cinco piececillas” me dice en clase”. Está muy motivado, es buen alumno y avanza poco a poco.

Marie Nöelle, su profesora, está desarrollando un método dirigido a personas mayores en el que no necesitan saber casi nada de solfeo para aprender a tocar su instrumento. Tan solo lleva cuatro clases y siempre acude con anécdotas y sonrisas de las que se desprende un mensaje optimista, una inmensas ganas de vivir y hacer realidad sus sueños, esos proyectos personales que nos hacen sentirnos plenos y orgullosos y que rebotan en las personas que interactúan en nuestra cotidianidad. La pasión de José es el combustible que le permite conducir hacia ese digno objetivo de la vida: ser felices.

José Usero, alumno de acordeón

LA PROFESORA. Marie Nöelle es una francesa con raíces españolas cuya vida ha estado marcada por este instrumento. Hace 35 años hace que cogió el acordeón por primera vez en su querida Francia y hoy encuentra en la enseñanza su manera de expresar el amor que siente por él. La profesora confiesa la ‘debilidad’ de sus alumnos más mayores por los pasodobles. Según explica, “con ellos el objetivo es llegar a tocar piezas que conocen de toda la vida en este orden de dificultad: valses, pasacalles, rancheras, pasodobles, boleros y tangos”.

Lo sientes pegado a ti, sus vibraciones, vives con él. Es un instrumento muy particular cuyo fuelle es su alma. 

Marie Nöelle, profesora de acordeón

Marie Nöelle, profesora de acordeón

Podríamos decir que Marie Nöelle es una de las protectoras de este instrumento en peligro de extinción, pero aunque el número de alumnos en los conservatorios y escuelas de música sea minoritario respecto a instrumentos como el piano o la guitarra, desde la EMMA se arroja un rayo de esperanza.

De los cinco alumnos de acordeón de la Escuela de Música de Almería, tres son menores de edad

Seis, nueve y quince años, son las edades de estos alumnos, lo que supone una dosis de aliento para continuar su dura supervivencia entre los instrumentos estrella.