Los Blandengues

Teatro, marzo

Ser mas hombre, una cuestión musical

Los actores Javi Parra y Javi Faba cuestionan la educación y la cultura machista con teatro, música y mucho humor

El cartel puede intimidar a algunos hombres y mujeres, igual eso explica que la obra sea tan necesaria en época de transformaciones sociales. No se habla de rechazo a la masculinidad, sino al machismo. Ser mas hombre, una cuestión musical, es un proyecto teatral de la compañía Los Blandengues que invita a reflexionar sobre el constructo de la masculinidad. Los actores Javi Parra y Javi Faba representarán la obra el próximo sábado 9 de marzo a las 20:30 horas en la Sala EMMA, coincidiendo con la semana en la que se celebra el Día Internacional de la Mujer. 

Hablamos en esta entrevista con dos artistas multifacéticos de amplísima experiencia en la artesanía escénica. Javi Faba es un enamorado de la Impro, lleva doce años a vueltas con esta disciplina escénica y no solo no se cansa sino que cada vez le fascina más, “dispuesto a meter la pata sin censurarse”.  Javi Parra ha cumplido 25 años haciendo de todo sobre las tablas: danza contemporánea, humor gestual y cabaret con compañías como Laviebel. Lo único que le quedaba por hacer  a estos actores en el mundo del teatro independiente granadino era un karaoke escénico.

¿Cómo nacen Los Blandengues?

JF: Hace un par de años que veníamos dándole vueltas a todos estos temas, hasta que en abril de 2017 los Javis coincidimos en un taller sobre proyectos teatrales que impartía Alberto Cortés y empezamos a darle forma, allí surgieron muchas cosas que han terminado estando en la obra, que ha dirigido el propio Alberto. Desde ese momento en nuestro entorno empezaron a llamarnos así, “Los Blandengues”, que ha acabado siendo el nombre de la compañía.

¿Qué temas sobre la masculinidad se abordan en la obra?

JP: Las relaciones de amistad entre hombres. Los clichés en los que nos movemos y nos expresamos como hombres para encajar en una imagen preconcebida de lo que es ser hombres.

¿Cuál creéis que es la razón por la cuál está funcionando tan satisfactoriamente la obra en los espacios en los que la habéis representado?

JP: Hay muchos hombres que están planteándose si su felicidad depende de su género. Si están a gusto con el hombre que son y nosotros plantemos muchas preguntas de forma divertida y liberadora.

JF: El humor, que ejerce como bálsamo para que todos los demás temas acaben entrando. Y que planteamos temas que sabíamos que era difícil que dejaran indiferente, y de momento parece que no nos hemos equivocado.

¿Qué papel juega la música en esta pieza?

JP: Es la columna vertebral, la música desinhibe y nos identifica. A través de canciones analizamos la historia del machismo en España y nos reímos de ella. Canciones blandengues o machirulas cantadas en el karaoke de comienzo para que cantemos las canciones que nos avergüenzan o nos definen: Los Pecos, Nino Bravo, Julio Iglesias, Camilo Sesto….

¿Cómo evoluciona la obra teniendo en cuenta esa transformación social (lenta) que experimentamos en los últimos tiempos?

JP: Estamos en un proceso abierto, matizando cada día los textos, encontrando argumentos nuevos y sintiéndonos más reforzados en la revolución blandengue. Esto es un proceso personal.

JF: La obra en sí misma es consecuencia de esa transformación que los feminismos ponen sobre la mesa y que entendemos que es muy necesaria y ciertamente urgente.

¿Creéis que el cartel intimida a algunos hombres?

JP: Puede ser, aunque creemos más bien que invita a salir del armario machista en el que hemos crecido, de forma divertida y sin complejos.

JF: Pues no nos lo habíamos planteado, la verdad. La intención no es espantar, en absoluto, sino representar en una imagen el espíritu de la obra, y creemos que el cartel (obra del colectivo gráfico Verbena, de Granada) acierta de lleno, una vez más una imagen vale más que mil palabras. Si hay intimidación estará más en el ojo del que lo mira, y si es así por algo será…

Las localidades se pueden adquirir en la página web entradas.emmaalmeria.es

¿Javi Parra y Javi Faba son hombres ‘blandengues’?

JP: Si, desde el momento en que hacen todas las cosas que según El Fary, un hombre no debe hacer

¿Cuál es vuestra relación con el teatro?

JP: No podemos ni queremos hacer otra cosa. El teatro es un hecho vivo transformador

JF: Es nuestro lenguaje, un lugar donde comunicar, de hablar sobre lo que nos interesa y nos preocupa. Un espacio de conocimiento y también de evasión.

¿Qué tipo de hombres os inspiran?

JP: Los que se atreven a ser ellos mismos sin juzgarse a si mismos y a los demás y sin tener en cuenta el género. El género no existe.

JF: Por ejemplo la trayectoria artística ejemplar de David Bowie, uno de los primeros iconos que reivindicó otros tipos de masculinidad.

¿Cómo se posicionan Los Blandengues ante el empuje de las corrientes feministas?

JP: El feminismo es la desaparición de los géneros. Hay que crear un género nuevo con lo mejor de cada uno y vivirlo sin fronteras.

JF: Pues buscando nuestro lugar. Tenemos claro que el (los) feminismos son un regalo que las mujeres hacen al conjunto de la sociedad, para mejorarla, sin duda. Si no, entre otras cosas no se le atacaría tanto desde lugares que no quieren una sociedad más igualitaria porque basan gran parte de su poder precisamente en la desigualdad.

Muchas personas pueden pensar que esta obra versa sobre el rechazo a la masculinidad, ¿de qué va lo de ser más hombre?

JP: Los feministas no nos enfrentamos a los hombres, como los que sienten que pueden perder su poder como hombres, nos enfrentamos al machismo, un invento que ha hecho mucho daño a las sociedades. Para ser  más hombre, no hay que ser más duro, ni gritar más fuerte, ni ser el proveedor de tu casa, ni ser insensible.

JF: No versa sobre el rechazo a la masculinidad, sino al machismo. Hay, debe haber, otras maneras de ser hombre, porque si se habla de que hay una masculinidad tóxica es porque hay otra que no lo es.

¿Qué se puede hacer desde el arte y lo mas importante, cómo, para alimentar ese debate tan necesario en una sociedad que duerme en la desigualdad?

JP: Reunirse en torno a un tema como herramienta transformadora, que nos coloque un espejo para que nos reconozcamos, nos riamos de nosotros mismos y a partir de ahí abramos un nuevo espacio en el que ser como queramos para ser felices.

JF: Ojalá tuviéramos una respuesta sencilla para eso. Nosotros hemos partido de nuestras propias experiencias, lo personal casi siempre habla de lo colectivo. Y no queríamos dar lecciones ni aburrir. El entretenimiento, como hemos dicho antes, no es inocuo, siempre lleva un mensaje, y hemos querido plantear nuestras preguntas desde ese lugar. Pero más allá de todo eso, el objetivo es que la gente se vaya revuelta, si artísticamente la propuesta no les llega pero se van dándole vueltas a la cabeza para nosotros será un éxito.

Las localidades se pueden adquirir en la página web entradas.emmaalmeria.es