Fotografías peligrosas

El límite de la profesión

FOTOGRAFÍAS PELIGROSAS

El retrato del crimen gana en el World Press Photo. Una de las profesiones más peligrosas del mundo sitúa al borde del precipicio a muchos fotógrafos

Imagen de Burhan Ozbilici

Se llama Burhan Ozbilici, trabaja en la Agencia de noticias Associated Press y es el autor de la foto que se ha alzado con el prestigioso premio fotográfico. La foto se realizó en 2016 y muestra el asesinato en directo de Andrei Karlov, el embajador ruso en Turquía. El asesino, un joven policía de 22 años, del cuerpo de Ankara (Turquí), justificó el atentado al grito de «¡Alepo, venganza!». La imagen fue publicada en primera página porThe New York Times. «Refleja la explosión de odio presente en nuestros días, y cada vez que la ves te sacude», en palabras del jurado de World Press Foto. Los aspectos técnicos de la imagen quedan en un segundo plano en casos como este en los que la situación fotografiada es el objeto de conmoción del espectador. El fondo se encuentra ligeramente torcido, posiblemente al momento de máxima tensión y peligro que vivía su autor. La representación del odio en esta imagen resulta aterradora y casi podrá decirse que se trata de una escena artificial con actores contratados para el momento. Tristemente real y sobrecogedora.  

Desafiar a la naturaleza

Atif Saaed

El fotógrafo de este dulce gatito que vemos en la imagen hizo lo que nunca se debe hacer en un parque natural con animales salvajes: salir del vehículo. Atif Saeed, fotógrafo pakistaní, está especializado en fotografías de naturaleza y no quiso dejar escapar la oportunidad. Atif se armó de valor y bajó de su vehículo, tenía al león a pocos metros de distancia. Con mucho cuidado se tumbó en el suelo y pudo capturar el momento, el león estaba hambriento y Atif podría haber sido su presa con pocas dificultades. Al escuchar el sonido del obturador de la cámara se percató de la presencia de Atif y rugió. Afortunadamente el fotógrafo ha podido contar la batalla.

Rooftopping, el selfie más peligroso

Si padeces vértigo no trates de practicar esta modalidad de fotografía, pues el rooftopping hace referencia a la acción de fotografiarse en alturas extremas.  Angena Nikolau es su máximo exponente. La joven rusa tiene 434.000 seguidores en Instagram, un perfil que encabeza con la frase «No limit, no control».  Terrazas, grúas y antenas de su país natal, Hong Kong, China… son sus herramientas para ofrecer imágenes sorprendentes.

La realidad más despiadada

El fotoperiodismo es una de las profesiones más arriesgadas que existen y el asesinato es una de las principales causas de muerte entre los profesionales que la practican. ¿Alguien puede dudar de que se trate de pura vocación?. Esta profesión encuentra su máximo exponente en James Nachtwey, el fotógrafo de guerra más importante de las últimas cuatro décadas. En 1987 recibió su primer encargo tras los disturbios por la muerte de un miembro del IRA en Irlanda. Dos semanas después, ya estaba en Líbano. En la imagen podemos comprobar como el fotógrafo americano ha vivido en primera línea el conflicto palestino-israelí. 

Su documental War Photographer está considerado como el mejor documental de guerra jamás filmado. Actualmente en activo, el reportero ha recibido multitud de reconocimientos por sus cuatro décadas acercándonos la realidad más cruda de nuestro mundo. El pasado año fue galardonado con el Premio Princesa de Asturias Comunicación y Humanidades 2016 y también ha recibido prestigiosos premios como el World Press Photo (1992 y 1994) o cinco Medallas de Oro Robert Capa (1992, 1993, 1998, 2001 y 2008).

 

James Nachtwey, conflicto palestino- israelí

Cuando el miedo está en el suelo

Las minas antipersona son uno de los mayores temores de los fotógrafos que trabajan en zonas de guerra. Eso impone más que los tiros según Louie Palau, un reconocido reportero canadiense que sitúa al espectador en primera línea del conflicto con la película Diarios de Kandahar. Creada a partir de los diarios que grabó y escribió durante cinco años en Afganistán, afirma el doloroso ‘sinsentido’ de la guerra.  Este documental es un viaje emocional que muestra el pánico de los civiles, la angustia y el temor permanente de los heridos, así como la espeluznante visión de los fallecidos.

Louie Palu/ZUMA Press ©. Afganistán